Uso de cámaras remotas submarinas para caracterizar ensamblajes de depredadores en ambientes remotos del Pacífico Este Tropical

Fecha

2022

Tipo

tesis de maestría

Autores

Cambra Agustí, Marta

Título de la revista

ISSN de la revista

Título del volumen

Editor

Resumen

Los grandes depredadores marinos son generalmente animales longevos de gran tamaño como mamíferos marinos, tiburones, rayas y grandes teleósteos que ocupan niveles superiores en la cadena trófica. Se caracterizan por tener un lento crecimiento, una madurez sexual tardía y poca descendencia. Estas características dan como resultado una baja resiliencia a perturbaciones externas y un alto riesgo de extinción, condiciones que los hacen altamente vulnerables a la sobrepesca. A nivel global, los grandes depredadores han presentado drásticos declives poblacionales como consecuencia directa de pesquerías que los han capturado desproporcionadamente durante siglos. A esto, se le suma la falta de información ecológica básica necesaria para proteger a estas especies tales como la identificación de hábitats críticos, patrones de distribución y requerimientos ambientales. La dificultad de generar ese tipo de información se relaciona principalmente con su alta movilidad y a los amplios rangos de distribución que en muchos casos incluyen ambientes remotos alejados de la costa. Dado que la disminución de grandes depredadores en ecosistemas marinos puede generar efectos negativos que se propagan a través de la cadena trófica, es fundamental generar información necesaria para establecer medidas de manejo efectivas que permitan la recuperación de sus poblaciones. Las cámaras remotas submarinas con carnada (BRUVS, por sus siglas en inglés) han demostrado superar muchas de las dificultades para el estudio de grandes depredadores dado que representan una técnica no invasiva ni extractiva (no hay presencia humana dentro del agua y no se producen efectos negativos sobre los animales), y poseen una mayor probabilidad de detección de especies carnívoras gracias al uso de la carnada. En este estudio utilicé BRUVS para investigar cuales son las principales variables naturales (espaciales y ambientales) que determinan los patrones de distribución y abundancia de grandes depredadores en ambientes remotos del Pacífico Tropical Oriental (PTO). Concretamente, los BRUVS fueron utilizados en la Isla del Coco (Capítulo 1 y 3) y en los montes submarinos de la Cordillera del Coco que conectan las Islas Galápagos con la Isla del Coco (Capítulo 2). La información obtenida del uso de BRUVS en la Isla del Coco también fue oportunísimamente utilizada para identificar posibles hábitats y comportamientos asociados a la reproducción del tiburón tigre, uno de los mayores depredadores presentes en esta isla oceánica (Capítulo 3). Como parte del Capítulo 1, se realizaron nueve expediciones a la Isla del Coco desde diciembre 2016 hasta octubre 2020. Se lanzaron un total de 294 BRUVS cubriendo estaciones seca y lluviosa, ambientes bentónicos someros cercanos a la costa (< 1.6 km) entre 2 – 60 m de profundidad y ambientes pelágicos alejados de la costa (2 – 7 km) entre 10 – 15 m de profundidad. Se registraron un total de 13 especies de elasmobranquios (tiburones y rayas) presentes en el 95% de los BRUVS. Se obtuvieron valores altos de riqueza (2.7 ± 1.6 especies por estación) y abundancia (6.3 ± 6.5 individuos por hora) comparados con otros ambientes remotos y protegidos, lo que realza la importancia de la isla como un verdadero refugio para elasmobranquios a nivel global. Se identificó las variables espaciales de profundidad, distancia a la costa y tipo de hábitat (pináculos, sitios costeros, bahías y ambientes pelágicos) como los factores con mayor influencia sobre la estructura comunitaria de elasmobranquios. Adicionalmente, se identificaron relaciones especie-específicas entre la abundancia de elasmobranquios y la profundidad, la distancia a la costa, el tipo de hábitat, la estación, el grado de exposición según la ubicación norte o sur en la isla, el tipo de sustrato y la temperatura. Este tipo de estudios en ambientes aislados y mínimamente afectados por actividades antropogénicas, son fundamentales para identificar áreas claves para la conservación de especies amenazadas y para predecir las consecuencias de la degradación del hábitat y del cambio climático. Como parte del Capítulo 2, se monitorearon nueve montes submarinos de la Cordillera del Coco en una expedición de 12 días en el 2018. Se utilizó la versión pelágica de los BRUVS donde dos sets de cinco estaciones unidas con una línea superficial se suspendieron a 10 y 25 metros de profundidad y se dejaron a la deriva durante periodos de 2 horas en distintos momentos del día encima de cada monte submarino. Se obtuvieron un total de 150 videos (347.5 horas) que permitieron la detección de 21 especies pelágicas grandes en un 90.6% de los lanzamientos realizados. Los peces óseos pequeños (tamaño común < 1 m) fueron los más abundantes (14.1 ± 59.7 MaxN hr-1), seguido de los peces óseos grandes (2.9 ± 4.4 MaxN hr-1) y los elasmobranquios (3.3 ± 6.1 MaxN hr-1) con abundancias similares. El grupo menos abundante fueron los delfines y las tortugas (1.8 ± 1.7 MaxN hr-1). Se identificó la profundidad del monte submarino y el grado de aislamiento, como los dos factores con mayor influencia sobre el ensamblaje de grandes depredadores en esos ambientes. Los montes menos profundos (< 400 m) y más aislados, como Paramount (Ecuador) y West Cocos (Costa Rica), presentaron una mayor abundancia y diversidad de especies, y por lo tanto fueron identificados como posibles sitios de agregación de grandes pelágicos en ambientes remotos del PTO. Este estudio representa el primer intento de caracterizar la distribución espacial y la abundancia relativa de grandes pelágicos en los montes submarinos de la Cordillera del Coco y por lo tanto, puede servir como una importante referencia para futuros estudios en la región utilizando esta técnica de monitoreo. En el Capítulo 3 reporto la primera observación de un posible neonato de tiburón tigre (Galeocerdo Cuvier) detectado en la Bahía Yglesias en octubre del 2020 por uno de nuestros BRUVS. Presento además observaciones de hembras potencialmente embarazadas de tiburón tigre y discuto la posibilidad de que este sea un evento aislado o de que algunos individuos de esta especie puedan estar utilizando los ambientes costeros de la Isla del Coco como sitio de crianza. De ser así, esto implicaría una menor necesidad de migrar a otras zonas de crianza y por lo tanto un mayor índice de residencia por parte de hembras de tiburón tigre en la Isla del Coco. Un mayor tiempo de permanencia en la Isla del Coco podría facilitar las estrategias de conservación de esta especie, así como tener implicaciones ecológicas dado el posible papel de esta especie como depredador tope en la Isla del Coco.

Descripción

Palabras clave

Montes submarinos, Distribución espacial, Variables ambientales, ISLA DEL COCO (PUNTARENAS, PUNTARENAS, COSTA RICA), BIOLOGÍA MARINA, HÁBITAT, tiburón

Enlaces Externos

Colecciones