Show simple item record

dc.contributor.advisorDíaz Salas, Juan Diego
dc.creatorArrieta Luna, María Alejandra
dc.date.accessioned2020-08-06T15:14:52Z
dc.date.available2020-08-06T15:14:52Z
dc.date.issued2020-07-17
dc.identifier.urihttp://hdl.handle.net/10669/81405
dc.description.abstractLas luxaciones perilunares agudas comprenden un amplio espectro de lesiones traumáticas de los tejidos blandos y óseos, que generalmente se producen a través de un mecanismo de alta energía. El diagnóstico temprano preciso es esencial; un tratamiento tardío empeora los resultados funcionales de los pacientes. El diagnóstico se realiza mediante una adecuada anamnesis del mecanismo del trauma y en conjunto con los hallazgos radiológicos donde se observa una disrupción en los arcos del carpo, y una pérdida de la colinealidad del radio – semilunar – hueso grande. Se puede encontrar un manejo inicial con una reducción inicial suave y cerrada, seguida de una reducción abierta, con reparación de ligamentos y fijación de las estructuras óseas como manejo estándar de estas lesiones. A pesar de un tratamiento óptimo, esta lesión tiene un pronóstico reservado, con pérdida parcial permanente de los arcos de movimiento de la muñeca y la fuerza de agarre. Preservar una adecuada función de la muñeca en imperativo principalmente en la población joven, así como en el paciente activo (Stanbury, Elfar 2011). Las luxaciones perilunares generalmente tienen un mal resultado clínico y radiológico. Los pacientes presentan dolor, deformidad, movilidad limitada y síntomas de compresión del nervio mediano. Según la literatura, las luxaciones perilunares están asociadas con una incidencia media de artrosis postraumática en un 38% de los pacientes, independientemente del tipo de tratamiento y el momento de este, por tanto es la complicación más frecuente. (Forli, Courvoisier, Wimsey, Corcella y Moutet, 2010; Bathala y Murray, 2007) Estudios previos han reportado resultados a corto o mediano plazo (5 a 10 años) en los cuales los signos radiológicos de artrosis no se relacionan con los resultados de las escalas funcionales. Sin embargo, se ha evidenciado que estos cambios radiológicos aumentan con los años; y en este caso sí podrían influir en las escalas funcionales. (Forli et al,. 2010) viii El paradigma de un bajo nivel de sospecha es cuando se pierde el diagnóstico de una luxación perilunar. Estos pacientes llegan de una manera bastante dramática: con edema, dolor y disfunción, a menudo asocian trauma de alta energía (caída de andamios, accidentes automovilísticos, etc.), y sin embargo, no se diagnostica en más del 20% de los casos. De hecho, radiografías cuidadosamente obtenidas y un examen adecuado son el único remedio para mejorar una tasa tan inaceptable de diagnóstico tardío. Cualquier esfuerzo para facilitar un mejor diagnóstico debería ser una prioridad (García-Elias y Folgar, 2006).es_ES
dc.language.isoeses_ES
dc.sourceUniversidad de Costa Rica, San José, Costa Ricaes_ES
dc.subjectCarpoes_ES
dc.subjectLuxación perilunares_ES
dc.subjectInestabilidad del carpoes_ES
dc.subjectTrauma de muñecaes_ES
dc.subjectLuxación semilunares_ES
dc.titleLuxación perilunar aguda: Enfasis en un diagnostico temprano y manejo quirúrgicoes_ES
dc.typeinfo:eu-repo/semantics/masterThesises_ES
dc.description.procedenceUCR::Vicerrectoría de Investigación::Sistema de Estudios de Posgrado::Salud::Especialidad en Ortopedia y Traumatologíaes_ES


Files in this item

Thumbnail

This item appears in the following Collection(s)

Show simple item record